Misiones Anuales

Misión Anual 2021

Nos encontramos atravesando una profunda crisis en la Humanidad. La pandemia no pareciera haber encaminado a la Humanidad, en un grado significativo, hacia un trabajo más colaborativo para responder a los problemas sanitarios, sociales, económicos y ambientales que aquejan al planeta.

Por ello, nuestra contribución como trabajadores de la conciencia es de vital importancia. Somos células en el cuerpo de la Humanidad.

Desarrollar las habilidades que nos permiten convivir con respeto y en la diversidad es una real contribución al estado de conciencia global. Desarrollemos nuestra percepción. Imaginemos nuestra capacidad de percibir como una antena que capta todo el ambiente sin juicios, sin intereses, sin deseos. Solo recibe la información que está allí.

Tomemos algunos momentos en el día para procurar dejar de lado nuestro discurso y hacer silencio para percibir qué sucede en nosotros mismos (en nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestros pensamientos) y en nuestro entorno (en las personas, los grupos y el medio ambiente que nos rodea).

De esa forma, podremos captar con profundidad el momento presente dejando de lado nuestras intelectualizaciones, prejuicios y deseos.

Esto nos da la posibilidad de encontrar respuestas superadoras y vincularnos a un nivel más profundo, ese nivel en el que podemos reconocernos como parte del todo.


Misión Anual 2020

Nos encontramos en un momento de profundos desafíos para la Humanidad y para Cafh.

Todo indica que el futuro de la Humanidad depende de que los seres humanos aprendamos a trabajar en equipo, a cooperar unos con otros, a considerar a toda la Humanidad como nuestra familia y a todo el planeta como nuestra casa.
Por ello, los invito este año a dedicarnos a la siguiente misión:

Hagamos un aporte concreto desarrollando plenamente la habilidad de la escucha activa. Hagamos la práctica diaria de escuchar con el corazón cada vez que se nos brinde una oportunidad. Escuchemos con el corazón especialmente a quienes piensan y sienten diferente que nosotros.

Ana Cristina Flor, Directora General de Cafh


Misión Anual 2019

El Director de Cafh nos invita este año a que hagamos surgir del corazón, crisol de todos los sentimientos humanos, la llama única del amor puro que se expande permanentemente hasta abarcar el universo, cumpliendo la siguiente misión:

“Cada día al despertar pensemos en algo que queremos mejorar en nosotros mismos para bien de todas las almas. Usemos nuestra facultad de transmutar para hacer un cambio efectivo de lo que éramos a lo que queremos ser”.


Misión Anual 2018


El Director de Cafh nos invita este año a que diariamente cumplamos la siguiente misión de manera que podamos desenvolvernos con libertad para volcar nuestra energía en la realización de la Gran Obra.
 
Todas las noches, antes de realizar el examen retrospectivo, hagamos la siguiente invocación:
 
Divina Madre, ayúdame a comprender que para desenvolverme necesito olvidar. Tu llamado a olvidar no es para que borre de la memoria lo acontecido. Es para que logre la libertad de vivir como quiero hacerlo al desapegarme de las emociones que acompañan a cada experiencia y así pueda vivir con plenitud el presente sin las ataduras del pasado.


Misión Anual 2017

El Director de Cafh nos invita a profundizar en la Mística del Corazón que nos lleva a trascender los límites de lo personal y a potenciar el desarrollo armónico de nuestro estado de conciencia. Al cultivar nuestro desenvolvimiento, fuente de paz y plenitud interior, colaboramos de manera efectiva y directa con la paz del mundo.

Todos los días al levantarnos repitamos esta invocación:
 
Divina Madre, ayúdame a amar por amar, a osar ir más allá del darme por un resultado y a aprender a juzgar con ecuanimidad para que cada paso que dé en la vida me acerque a lo divino a través de la unión con todas las almas.


Misión Anual 2016

El Director de Cafh nos invita a colaborar en el logro de una convivencia pacífica y armónica entre todas las almas del mundo, cumpliendo cotidianamente la siguiente Misión al despertar y elevar nuestro pensamiento a la Divina Madre:
   
Divina Madre ilumíname para saber cómo armonizar con las almas que me rodean y para querer superar lo que me separa de ellas”.


Misión Anual 2015

El Director de Cafh nos invita este año a que diariamente cumplamos la siguiente misión para estimular nuestro desenvolvimiento y, con él, el de nuestro entorno:
 
“Todas las noches recordemos que somos parte del universo, recordemos el destino que anhelamos y, a su luz, recordemos un hecho sobresaliente que experimentamos durante el día sin revivir las emociones que lo acompañaron. Reflexionemos sobre la esencia de lo vivido para comprender lo que somos, lo que hacemos y el potencial que atesoramos en nuestro corazón”.


Misión Anual 2014

Hagamos un hábito diario del callar y el escuchar. Acallemos en nosotros las demandas que nos centran en nosotros mismos, asimilemos lo que nos muestra la vida, escuchemos lo que nos dicen los demás y la voz de nuestra vocación.


Misión Anual 2013

Oremos todos los días para que encontremos a las almas llamadas a participar de Cafh.
 
Generemos oportunidades para presentar con claridad las posibilidades del sendero espiritual que nos brinda Cafh y confiemos en que nuestras palabras encontrarán eco en quienes anhelan desenvolverse.


Misión Anual 2012

Dice el Método: “Sea su primer acto al despertar una fervorosa elevación del pensamiento a la Madre Divina”.

Todas las mañanas al despertar, luego de elevar el pensamiento a la Madre Divina, tomen unos minutos para pedirle una especial bendición para todos los niños que nazcan ese día.